Las personas LGBT son más propensas a padecer depresión y otras enfermedades mentales

Mental Help, una organización que proporciona orientación a las personas que padecen enfermedades mentales, realizó una investigación en la que se encontró que las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans son tres veces más propensas a padecer problemas relacionados con la salud mental, tales como la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático.

La investigación se basó en la encuesta Behavioral Risk Factor Surveillance System, emprendida en 2015 por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. El proyecto analizó 434 mil 382 registros obtenidos de entrevistas realizadas en los 50 estados del país.

Los cuestionamientos estaban relacionados con la orientación sexual, la depresión y los factores de riesgo. De las personas encuestadas, mas de 5 mil se identificaron como lesbianas, homosexuales, bisexuales y queer; mientras que 744 se identificaron como transgénero o de género no conforme.

El estudio arrojó que el 40.1% de los encuestados bisexuales dijeron haber padecido depresión alguna vez en su vida; asimismo el 35.2% de quienes se identificaron como lesbianas y como gays señalaron haber enfrentado este padecimiento, 24.1% de quienes dijeron ser queer señalaron haber sufrido depresión; mientras que el 31.4% de la población transgénero y de género no conforme dijo haber enfrentado la depresión.

Los grupos etarios con mayor riesgo de padecer la depresión son de 35 años a 44 años entre las personas homosexuales y bisexuales; mientras que para quienes se identificaron como queer el rango de mayor riesgo es entre los 25 y 34 años de edad. La población joven, ubicada entre los 18 y 35 años de edad fue el segundo rango de edad más persistente en todos los casos.

Se determinó que el sector joven sigue teniendo fuertes probabilidades de padecer depresión, lo cual rompe con el supuesto de que las nuevas generaciones viven ambientes más sencillos libres de intolerancia y repletos de aceptación; esto debido a que se encontró que las posibilidades de padecer depresión estaban ligadas estrechamente con la discriminación y el acosos que padecían por ser lesbianas, gays, bisexuales y trans.

En cuanto al consumo de sustancias psicoactivas, se encontró que existen tasas significativamente más altas de consumo excesivo de alcohol en comparación con las de las personas heterosexuales. 19.2% para las personas LGBT, frente a un 12.1% para las personas heterosexuales.

Las respuestas sugieren que existe una relación directa entre el consumo de drogas y alcohol con la necesidad de hacer frente “a la angustia de vivir en una sociedad poco acogedora”. Finalmente, apenas el 36% dijo estar satisfecho con sus vidas, esta cifra se posiciona muy por debajo del promedio de satisfacción de las personas heterosexuales, el cual se acerca casi al 50%.

Puedes consultar la investigación aquí.

 

Autor entrada: Desastre

Noticias LGBTI (+) de México y el mundo. Hagamos comunidad. #QuieroDesastre