“Lo hice por amor”; la novela lésbica que rompe paradigmas

Amar, experimentar la reciprocidad ante ese sentimiento, construir una historia al lado de otra persona e incluso desandar amargamente una relación afectiva son circunstancias a las que Mildred Pérez de la Torre, autora de la novela “Lo hice por amor”, nos invita a dar un vistazo de forma cercana en dicha obra.

Estos momentos de fortunio e infortunio amorosos le parecerán a más de uno cotidianos. No obstante, la narrativa de Mildred se torna propositiva cuando estos episodios se viven desde una relación conformada por dos mujeres lesbianas en un contexto poco común y visibilizado, como lo es el colegio.

Aún más, la historia se vuelve tensa, compleja y con nuevas aristas cuando se descubre que el amor descrito en el libro se establece entre una mujer adulta cuadragenaria y una menor de edad. Mildred conjunta situaciones que cuestionan valores y límites sociales impuestos desde una moral y una comprensión de la sexualidad heterocentristas y hegemónicas.

“Pensé que si se llevaban muchos años podría crear más conflictos entre ellas. Creo que el lector se aburre cuando no hay conflicto entonces me pareció que una gran diferencia de edad era una buena manera de generar problemas. Además, siempre me han llamado la atención ese tipo de parejas”, indicó Mildred Pérez en entrevista para DESASTRE.

Las protagonistas de la historia son Martha, una mujer de 40 años que es psicóloga y directora de un colegio, y Eugenia, una joven de 13 años que tiene problemas familiares, lo cual la lleva a asistir a una terapia psicológica con la directora. Esta relación, enmarcada por un tratamiento de apoyo psicológico, se transforma en una relación pedagógica entre ambas mujeres y finalmente desemboca en un amor polarizado en el gozo extremo y el trágico sufrimiento.

“Esta diferencia de edad influye, por ejemplo, en la forma en que ambas manejan su sexualidad: Martha es closetera y le cuesta mucho aceptarse, mostrar su afecto en público, etcétera; Eugenia, la menor, no tiene problemas con aceptarse, quiere vivir su sexualidad plenamente y no le importa lo que diga la demás gente”.

Lo hice por amor enfrenta a los lectores con sus propios principios morales y sus concepciones de la realidad y de los límites que constituyen a las relaciones personales, a la sexualidad y al amor. Su autora espera que estos efectos se logren en quienes se sumergen en la historia, pero sobre todo en las personas heterosexuales, para que de esta manera se interroguen sobre su forma de entender el mundo

.

“Espero que esto ayude a abrir la mente de las personas y puedan ver que una relación gay no es tan diferente de una heterosexual: ambas tienen conflictos, ambas son felices en algún momento, ambas se terminan. Hay mucho corazón en esa novela y por los comentarios que recibo me doy cuenta de que la comunidad gay, sobre todo la lésbica, se identifica y está buscando este tipo de literatura con la que pueda identificarse”.

Con una narrativa directa y ágil, tal como la describe la propia autora, debido a la fluidez con la que los lectores se encontrarán al introducirse en el libro, la anécdota nos lleva a un escenario fuera de lo común, nos plantea otras posibilidades, y a la vez expone que eso que a algunos les puede parecer ajeno, extraño o diferente posee la misma humanidad que sus propias relaciones sentimentales.

“He recibido muchos comentarios de lectoras que me cuentan que ellas tuvieron una relación con alguien mayor, con una maestra o con su psicóloga… esto es algo mucho más común de lo que creemos. También recibí un correo de una lectora heterosexual que me dijo que después de leer mi libro tuvo un sueño erótico con la maestra de sus hijas, así que bueno, sin duda no está dejando indiferente a la gente y eso me tiene muy feliz”.

Las historias sobre relaciones homosexuales que se caracterizan por una diferencia de edad son bastante visibilizadas en nuestra cultura cuando se trata de hombres. Desde las relaciones documentadas entre los sabios y los muchachos en la antigua Grecia, hasta historias ficticias llevadas a la cultura mainstream, como en las películas “A single man” o “Gerontophilia”, los hombres homosexuales siempre se encuentran en el centro de estas narrativas.

Pocas historias sobre relaciones entre mujeres, como la lograda en “Carol”, muestran esta peculiaridad que Lo hice por amor desarrolla de manera exitosa; además, la novela aborda la complejidad de la sexualidad y la identidad de género.

“Es una historia con mucho corazón con la que todos podemos identificarnos, independientemente de nuestro género o preferencia sexual. Tiene amor, tiene sexo, tiene fiesta, tiene conflicto, tiene misterio, tiene suspenso, tiene a un personaje que no es feliz con su cuerpo de mujer y anhela ser hombre”.

Esta novela fue publicada por Quimera Ediciones y Novelistik, un sitio web de internet que permite leer textos en línea, después que Mildred ganara en 2015 un concurso sobre novela corta en el que participó con Lo hice por amor.

Actualmente, Mildred se encuentra trabajando en su segunda novela, la cual también abordará cuestiones relacionadas con la diversidad sexual. Puedes leer de manera gratuita los 12 primeros capítulos de este libro en Novelistik o comprarlo en cualquier librería Gandhi.

“Creo que con esta historia la gente puede ver qué sucede cuando una persona se reprime, cuando no se acepta; no aceptarse conduce a la locura. Yo espero que con mi novela personas que están en el closet o negando su sexualidad puedan aprender de Martha y ver que eso sólo acabará con ellas. Lo mejor es aceptarnos y ser felices”.

Puedes seguir a Mildred en Facebook, Twitter, Instagram y Moovz para saber más sobre su trabajo.

Imágenes cortesía de Mildred Pérez. Fotografía con fondo negro por Luz en papel, fotografía en blanco y negro por Jessica Rangel.

Autor entrada: David Olvera